Health Information

Hay más niños de EE. UU. con una obesidad severa, señala un estudio

Hay más niños de EE. UU. con una obesidad severa, señala un estudio

El informe, que contradice a una revisión reciente de los CDC, halla que un creciente número de niños probablemente sufrirán de problemas graves de salud

LUNES, 7 de abril de 2014 (HealthDay News) -- En contradicción con un informe reciente que arrojó cifras alentadoras sobre la obesidad infantil en Estados Unidos, un estudio nuevo presenta un panorama más nefasto sobre el problema de peso pediátrico del país.

La obesidad severa, que predispone a los niños a toda una vida de problemas de salud, ha aumentado en los últimos 14 años, hallaron los investigadores de Carolina del Norte. Usaron los mismos datos que los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. utilizaron para su alentador informe en febrero.

"Hallamos que el número de niños extremadamente obesos parece estar en aumento", apuntó la investigadora líder, Asheley Cockrell Skinner, profesora asistente de pediatría de la Universidad de Carolina del Norte. "Esto parece ser particularmente así entre las niñas en edad escolar y los chicos adolescentes".

Los niños con una obesidad severa son los que más probabilidades tienen de sufrir de diabetes tipo 2 en la adolescencia, y otros problemas, como las enfermedades cardiacas, más adelante en la vida. También son los niños que requerirán millones de dólares en costos de atención de salud, añadió.

Además, todos los niños obesos son propensos a ser adultos obesos, advirtió Skinner.

Las categorías de la obesidad se basan en la estatura y el peso de un niño en relación con sus pares. Un niño de diez años que tiene 4 pies y 6 pulgadas (aproximadamente 1.37 metros) de estatura y pesa 95 libras (unos 43 kilos) se considera como obeso, según el Dr. David Katz, director del Centro de Investigación en Prevención de la Universidad de Yale. Con 130 libras (50 kilos), ese chico se consideraría severamente obeso.

Para el nuevo informe, que aparece en la edición en línea del 7 de abril de la revista JAMA Pediatrics, Skinner y un colaborador usaron los mismos datos de la Encuesta nacional de examen de salud y nutrición que los investigadores de los CDC, pero ampliaron su investigación de 1999 a 2012.

En el estudio de los CDC, que aparece en la edición del 26 de febrero de la revista Journal of the American Medical Association, los investigadores hallaron una reducción significativa en la obesidad entre los niños en edad preescolar, del 14 por ciento en 2003-04 a alrededor del 8 por ciento en 2011-12.

Ese estudio de los CDC también halló que las tasas de obesidad se habían estabilizado en los niños en general, y algunos especialistas alabaron el informe como una indicación de un cambio de tendencia.

Pero quizá su emoción haya sido prematura, dijo Skinner. Añadió que "cuando ampliamos los datos a 14 años, vemos que en realidad no hay un declive. Debemos tener cuidado con los informes que afirman que la obesidad está en declive y suponer que las cosas están mejorando".

Katz dijo que los nuevos hallazgos son alarmantes.

"Este trabajo será un aleccionador llamado a la realidad para todo el que creyera los titulares recientes sobre el descenso abrupto en las tasas de obesidad infantil", planteó.

La obesidad severa está en aumento entre los niños, advirtió, y añadió que esta es una información esencial.

"Es mucho más probable que la obesidad severa conduzca a enfermedades crónicas grave y acorte años de vida", lamentó Katz. "Hace una llamada a intervenciones clínicas, incluso a la cirugía para perder peso".

Katz enfatizó que también se necesita un cambio en la tendencia cultural. "No podemos denegar la actividad física diaria a los niños y animarlos a comer comida basura, y dejar de cosechar lo que sembramos", advirtió.

Skinner se mostró de acuerdo. "Todos los niños de este país merecen un acceso a comida saludable y a oportunidades de ser activo", dijo.

Para el nuevo estudio, el equipo de Skinner examinó datos de casi 26,700 niños de 2 a 19 años de edad. Para los años 2011-12, hallaron que el 32 por ciento de los niños estadounidenses tenían sobrepeso, y el 17 por ciento eran obesos. Entre los niños obesos, el 8 por ciento eran severamente obesos, dijeron los investigadores.

Cuando se examinaron categorías específicas de obesidad, surgieron más malas noticias. Entre las chicas, los investigadores hallaron que las tasas de obesidad aumentaron del 14.5 por ciento en 1999-2000 al 17.4 por ciento en 2011-12. Y la obesidad severa entre las chicas aumentó el 0.9 por ciento en 1999-2000 al 2.3 por ciento en 2011-12.

En los chicos, la obesidad aumentó del 14.6 por ciento en 1999-2000 al 17.2 por ciento en 2011-12, mientras que la obesidad severa aumentó del 1 al 2 por ciento.

Se necesita más investigación para determinar qué programas de salud pública, si es que los hay, resultan útiles para prevenir la obesidad, apuntaron los autores del estudio.

Si las campañas de salud pública por sí mismas cambiarán las tasas de obesidad severa es cuestionable, advirtieron los investigadores.

"Desafortunadamente, la alta prevalencia y la tendencia al alta de las formas más severas de obesidad probablemente ameriten unas intervenciones más efectivas que se puedan realizar a través de esfuerzos generalizados de salud pública", según el estudio.

Más información

Para más información sobre la obesidad infantil, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (http://www.cdc.gov/healthyyouth/obesity/facts.htm )

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Asheley Cockrell Skinner, Ph.D., assistant professor of pediatrics, University of North Carolina, Chapel Hill; David Katz, M.D., director, Yale University Prevention Research Center, New Haven, Conn.; April 7, 2014, JAMA Pediatrics, online