Health Information

Que los niños caminen a la escuela conlleva riesgos y beneficios

Que los niños caminen a la escuela conlleva riesgos y beneficios

La actividad física adicional es saludable para los niños, pero el tráfico plantea peligros, halla un estudio

LUNES, 7 de abril de 2014 (HealthDay News) -- Muchos padres se preocupan, comprensiblemente, de permitir que sus hijos vayan a la escuela a pie o en bicicleta.

Los choques con vehículos motores son una importante causa de muerte en los niños de 2 a 14 años, y uno de cada cinco niños que fallecen en un accidente de tráfico en Estados Unidos cada año andaba a pie en ese momento, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Ahora, un nuevo estudio que aparece en línea el 7 de abril y en la edición impresa de mayo de la revista Pediatrics sugiere que caminar más no necesariamente significa más accidentes para los niños.

En lugar de ello, apuntan los investigadores, las probabilidades de un accidente dependen más del ambiente por el que se desplazan los niños (como las áreas de mucho tráfico), y hacen un llamado a los legisladores para que hagan más por garantizar que los niños puedan ir a la escuela a pie o en bicicleta de forma segura.

El Dr. Gilbert Liu, pediatra de la Universidad de Louisville, y padre de cuatro hijos, comprende el miedo.

"Mientras más tiempo se pasa en las calles concurridas, mayores son las probabilidades de resultar lesionado al cruzar una intersección", comentó Liu, que no participó en el nuevo estudio.

Pero apunta que los niños que caminan obtienen grandes beneficios para su salud. Los niños que van a la escuela a pie o en bicicleta hacen más actividad física, y tienden a mantener un peso corporal sano con una mayor facilidad.

Para el estudio, investigadores canadienses deambularon por la ciudad de Toronto. Hicieron un conteo sobre cómo llegaban los niños a 118 escuelas de la ciudad en un solo día de primavera de 2011. Usaron esa cifra para estimar qué proporción de los niños inscritos en la escuela se desplazaban activamente a la escuela cada día.

Entonces, compararon esos estimados con el número de choques de peatones reportados dentro de los límites escolares de 2002 a 2011.

En esos nueve años, hubo 481 choques dentro de 105 límites escolares. La mayoría fueron menores, o no resultaron en lesiones. Treinta se consideraron como graves, y hubo una muerte.

Los investigadores también registraron las características del "ambiente físico" alrededor de las escuelas, por ejemplo cuántos semáforos habían, y si había dispositivos para "calmar el tráfico", como guardias de cruces escolares y badenes.

De primera impresión, dijeron los investigadores, las noticias no eran buenas. Mientras más iban los niños a la escuela a pie o en bicicleta, mayor era el riesgo de ser atropellados por un coche.

Pero el panorama cambió cuando tomaron en cuenta las características ambientales, como los guardias de cruces escolares, los badenes y los semáforos. Esas características se asociaron más potentemente con el riesgo de accidentes peatonales que la proporción de niños que iban a la escuela a pie o en bicicleta.

Al principio, esos resultados podrían parecer contraintuitivos. Después de todo, esas son las cosas diseñadas para que las calles sean más seguras, no más peligrosas. Pero los investigadores apuntaron que también son cosas que caracterizan a las áreas de tráfico alto.

"No es que el semáforo sea el lugar donde suceda el accidente. Es que si se está en un vecindario con muchos semáforos, probablemente sea el tipo de ambiente físico construido para coches en lugar de niños", planteó el investigador líder, el Dr. Andrew Howard, científico principal del Hospital de Niños Enfermos de Toronto.

Liu se mostró de acuerdo.

Dijo que es parecido a hallar muchos camiones de bomberos en un gran fuego.

"Lo último que se piensa en esa situación es que si se reduce el número de camiones de bomberos quizá se reduzca el tamaño del fuego", planteó.

Ambos expertos dijeron que la solución real es hacer que las áreas de alto tráfico cerca de las escuelas sean más seguras para los niños que van a pie.

"Se ha hallado que mejorar las calles revitaliza la economía. Las personas que viven en un ambiente en que se puede caminar mejor reportan más cohesión social y un mayor sentido de comunidad", apuntó Liu, coautor de un comentario sobre la investigación en la revista.

"Cuando se hace que en una comunidad sea más fácil caminar, se hace que sea un mejor lugar para vivir en general", añadió.

Más información

Para más consejos sobre cómo caminar a la escuela de forma segura, visite el Centro Nacional de Rutas Seguras a la Escuela (http://saferoutesinfo.org/sites/default/files/tips_for_kids.pdf ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Gilbert Liu, M.D., pediatrician, University of Louisville School of Medicine, Kentucky; Andrew Howard, M.D., senior scientist, Hospital for Sick Children, Toronto; May 2014 Pediatrics