Health Information

Relacionan los medicamentos para el TDAH con un aumento de peso posterior en los niños

Relacionan los medicamentos para el TDAH con un aumento de peso posterior en los niños

Un estudio halló un efecto 'de rebote' en niños que dejaron de tomar los estimulantes, que podría aumentar el riesgo de obesidad más adelante

LUNES, 17 de marzo de 2014 (HealthDay News) -- Los niños a los que se diagnostica el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) tienden a aumentar más de peso que sus iguales cuando llegan a la adolescencia, según un estudio reciente.

Las diferencias de peso parecen ser más pronunciadas en los niños que han tomado estimulantes para controlar sus síntomas, lo que sugiere que podría haber algo en los medicamentos mismos que agrave el problema, indicaron los investigadores.

"La razón por la que pensamos que es más probable que sean los medicamentos que el diagnóstico es que cuanto antes se empezaban a tomar los medicamentos y cuanto más tiempo se usaban los medicamentos, más fuertes eran los efectos", afirmó el Dr. Brian Schwartz, epidemiólogo en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore.

"Si se está de acuerdo con los informes que afirman que los estimulantes podrían estar recetándose en exceso, entonces este es otro costo importante de ese tratamiento excesivo: los niños que sufren cambios dramáticos en sus trayectorias de crecimiento durante y después del tratamiento", dijo Schwartz.

Para realizar el estudio, que fue publicado en línea el 17 de marzo y en la edición impresa de abril de la revista Pediatrics, Schwartz y su equipo estudiaron los expedientes médicos de una organización de mantenimiento de la salud (HMO) de gran tamaño de Pensilvania. En el estudio se incluyeron los expedientes de más de 160,000 niños que tenían entre 3 y 18 años de edad, y se realizó un seguimiento a algunos de hasta 12 años.

Aproximadamente al 8 por ciento de los niños les habían diagnosticado un TDAH. A casi el 7 por ciento de esos niños les habían recetado estimulantes para el tratamiento de sus síntomas.

En promedio, a los niños del estudio se les medía y registraba tres veces al año el índice de masa corporal (IMC). El IMC es una medida de la grasa corporal basada en la estatura y el peso. Los investigadores usaron las mediciones del IMC para modelar su predicción de crecimiento a lo largo del tiempo.

Hallaron que los niños con un diagnóstico de TDAH que no habían tomado ningún medicamento para tratar los síntomas empezaron a aumentar más de peso que sus iguales sin el trastorno a partir de los 10 años de edad.

Pero no pasó lo mismo con los que tomaban los estimulantes. Los niños que tomaban estimulantes como el Ritalin y Concerta inicialmente se quedaron por detrás en los gráficos de crecimiento de sus iguales que no tomaban medicamentos. Los niños que tomaron medicamentos durante más tiempo tenían aproximadamente un IMC de uno a dos puntos más bajo que el de sus iguales a los 10 años de edad, dijo Schwartz.

Eso tiene sentido porque los estimulantes a menudo provocan que los niños pierdan el apetito, lo que inicialmente podría llevar a la pérdida de peso y una reducción del crecimiento, explicó Schwartz.

Pero entre los 15 y 18 años de edad, el panorama de crecimiento había cambiado, según Schwartz. Para los últimos años de su adolescencia, los niños que habían tomado y luego dejado los estimulantes tendían a tener un IMC uno o dos puntos más alto que el de sus iguales.

Para una persona de 18 años que mide 5 pies y 7 pulgadas (aproximadamente 1.70 metros), se trata de una diferencia de entre 6 y 13 libras (entre aproximadamente 2.7 y 5.8 kilos), lo suficiente como para que un niño pase de un peso normal a tener sobrepeso.

"En cuanto efecto promedio, es mucho", dijo Schwartz. "Por el contrario, en los niños con TDAH que no recibieron el tratamiento, los efectos fueron relativamente pequeños".

El estudio se hace eco de investigaciones anteriores que han sugerido un vínculo entre el TDAH y la obesidad. Pero no demuestra que los medicamentos para el TDAH por sí mismos provoquen que los niños aumenten de peso.

El hecho de que los niños a los que se diagnosticó el TDAH pero que no se los trató con medicamentos también aumentaron más de peso que sus iguales que no tenían problemas de atención, sugiere que también hay algo relacionado con el propio trastorno que tiene la culpa de ello.

Por ejemplo, los cerebros de las personas con TDAH no procesan las recompensas del mismo modo que lo hacen las otras personas, afirmó la Dra. Tonya Froehlich, pediatra del desarrollo y la conducta en el Centro Médico del Hospital Pediátrico de Cincinnati, en Ohio.

"A partir de la comida obtenemos muchas recompensas, sobre todo cosas que son malas para nosotros", dijo Froehlich. "Si tiene problemas a la hora de regular las recompensas y también con el retraso de la gratificación, que se ve muy a menudo en el TDAH, tiene sentido que también estuviera relacionado con comer las cosas equivocadas en el momento equivocado y con ganar más peso".

Froehlich afirmó que será importante que los padres sopesen los riesgos y los beneficios de los estimulantes, incluyendo la posibilidad de que experimenten un rebote en el aumento de peso.

"Creo que muchos niños que sufren de un TDAH muy patente tienen tantas dificultades con ello que incluso si dejan de tomar los medicamentos experimentarán este rebote en el IMC; como padre ese riesgo podría valer la pena, debido a la gran cantidad de problemas sociales y académicos que tienen", añadió Froehlich.

Más información

Visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (http://www.cdc.gov/ncbddd/Spanish/adhd/treatment.html ) para saber más sobre los tratamientos para el TDAH.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Brian Schwartz, M.D., co-director, program on global sustainability and health, Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, Baltimore; Tonya Froehlich, M.D., developmental-behavioral pediatrician, Cincinnati Children's Hospital Medical Center, Ohio; Pediatrics, April 2014