Health Information

Las pruebas de orina no siempre confirman las infecciones urinarias, halla un estudio

  • Homect_img
  • Health Information
Las pruebas de orina no siempre confirman las infecciones urinarias, halla un estudio

Los médicos pueden fiarse de los síntomas para iniciar el tratamiento, señalan unos expertos

MIÉRCOLES, 13 de noviembre (HealthDay News) -- Cuando los médicos sospechan que un paciente sufre de una infección del tracto urinario, con frecuencia solicitan una muestra de orina para evaluar la presencia de bacterias. Ahora, una nueva investigación sugiere que tal vez ese paso sea innecesario.

Casi una cuarta parte de las mujeres que presentaban señales de una infección en el tracto urinario (una sensación de ardor al orinar o sentir una necesidad urgente de orinar) no mostraban evidencia de bacterias en la orina ni en la vejiga, halló el estudio. Y aunque varias pruebas de cultivo de orina hallaron una variedad de bacterias distintas, solo un germen, la Escherichia coli, se halló tanto en la prueba de orina como en la vejiga.

Los hallazgos sugieren que quizá las pruebas actuales de laboratorio no sean suficientemente refinadas como para detectar las cantidades muy pequeñas de bacterias en la vejiga. También es posible que los síntomas no sean provocados por una infección de vejiga, sino por una infección en la uretra, el tubo que permite a la orina salir del cuerpo. O la inflamación en la uretra podría estar provocando los síntomas, en lugar de bacterias.

"Nuestro estudio provee más evidencia de que los cultivos de orina convencionales no se necesitan de forma rutinaria. La mayoría de laboratorio no cuantifican lo suficientemente bajo a menos que se les solicite específicamente. La mayoría de mujeres son tratadas de inmediato por los síntomas de cualquier forma, porque el cultivo de orina no ofrece una respuesta hasta dos días después", explicó el autor líder del estudio, el Dr. Thomas Hooton, profesor de medicina de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami, en Florida.

Hooton añadió que un régimen corto de antibióticos probablemente resulte efectivo, y que es importante seguir estudiando las infecciones del tracto urinario. En particular, apuntó, "debemos saber más sobre qué exactamente provoca los síntomas".

Los resultados del estudio aparecen en la edición del 14 de noviembre de la revista New England Journal of Medicine.

Las infecciones del tracto urinario (también conocidas como ITU o cistitis aguda) son infecciones bacterianas comunes responsables de unos 9 millones de consultas al médico cada año en EE. UU., según el estudio.

Las bacterias responsables de la infección por lo general se hallan mediante una prueba de orina recolectada cuando alguien va al baño. La orina recolectada directamente de la vejiga daría unos resultados más precisos porque hay menos lugares para que la orina se contamine potencialmente. Pero recolectar orina de la vejiga requiere la inserción de un catéter, un procedimiento incómodo, invasivo y más costoso.

Las 226 mujeres del estudio se ofrecieron voluntariamente para recolectar una muestra de orina expulsada, e inmediatamente después permitieron que se recolectara otra muestra directamente de la vejiga con un catéter.

Todas las mujeres estaban sanas y eran premenopáusicas, y tenían síntomas de una infección de la vejiga.

Cuando los investigadores hallaron E. coli en la muestra de orina expulsada, también era bastante probable que la hallaran en la orina de la vejiga. Sin embargo, cuando otros tipos de bacterias se hallaron en la muestra de orina expulsada, con frecuencia no se correlacionaban con las bacterias de la vejiga.

Los investigadores también hallaron que cuando otras bacterias se encontraban en la muestra de orina expulsada, con frecuencia la E. coli estaba presente en las muestras de orina de la vejiga.

"La E. coli probablemente provoque la mayoría de las infecciones", apuntó Hooton.

"Nuestros hallazgos son una confirmación adicional de que la recolección de orina tiene una utilidad limitada. No se obtienen resultados hasta dos días después, y hablando prácticamente, se trata de un costo añadido, porque sabemos que la E. coli provoca la mayoría de ITU", anotó Hooton.

Si el médico decide tratarla sin pedir una muestra de orina para cultivar, es algo razonable, apuntó el autor de un editorial que acompaña al estudio en la revista, el Dr. Michael Donnenberg, profesor de medicina, microbiología e inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland, en Baltimore.

Pero, anotó Donnenberg, este estudio también plantea varias preguntas. "¿Provocan los síntomas las bacterias en la uretra? Y si es así, ¿tratarlas hace que los síntomas desaparezcan antes?".

La prueba que se usa actualmente debe refinarse si se sigue usando en la práctica clínica, sugirió. Cada año, se siguen haciendo millones de estas pruebas, escribió en el editorial.

Ambos expertos apuntaron que investigaciones posteriores sobre cuándo los antibióticos son útiles y cuándo no lo son podrían ayudar a reducir el uso potencialmente no necesario de los fármacos. Reducir el uso innecesario de antibióticos es importante debido a los problemas con la creciente resistencia a los antibióticos.

Más información

Para más información sobre las infecciones del tracto urinario, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. (http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000521.htm )

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Thomas Hooton, M.D., professor of medicine, University of Miami Miller School of Medicine; Michael S. Donnenberg, M.D., professor of medicine, and professor of microbiology and immunology, and director, medical scientist training program, University of Maryland School of Medicine, Baltimore; Nov. 14, 2013, New England Journal of Medicine