Health Information

En sus propias palabras: Viviendo con cáncer de riñón

  • Homect_img
  • Health Information

Living With image

Paula, de 52 años de edad, es una "voluntaria profesional" y defensora de aquellos que padecen cáncer de riñón. Ella vive en New York y fue Asistente en la President of Pace University durante 17 años, antes de enterarse que desde hace 9 nueve años tenía cáncer.

¿Cuál fue la primera señal de que algo andaba mal? ¿Cuáles síntomas experimentó?

No tuve ninguno de los síntomas habituales: Dolor de espalda baja, pérdida de peso, sangre en la orina. A los 43 años, estaba muy activa entre el trabajo, andar en bicicleta y viajar. En el verano anterior a mi diagnóstico, en enero de 1994, fui a un parque acuático y estuve muy intrépida, realizando cada paseo posible. Posteriormente, cuando experimenté achaques, no pensé nada de eso. En su momento, fui al doctor y después de unos rayos X me dijeron que tenía "costillas magulladas". Durante varios meses seguí siendo activa y aún tuve achaques de vez en cuando. Finalmente me diagnosticaron cáncer de riñón en Etapa III.

¿Cómo fue la experiencia del diagnóstico?

El diagnóstico fue repentino e increíble, dado que los achaques que había estado experimentando fueron fácilmente contrarrestados debido a mi estilo de vida activo. Pero una vez que lo encontraron, un equipo competente de doctores, incluyendo mi médico familiar, un oncólogo y un urólogo se reunieron para iniciar rápidamente mi plan de tratamiento.

¿Cuál fue su reacción inicial y a largo plazo ante el diagnóstico?

El diagnóstico fue sobrecogedor. Había tenido una experiencia personal con el cáncer, ya que mi madre sobrevivió de cáncer de seno. Pero nadie en mi familia había tenido cáncer de riñón y yo no llenaba el perfil usual: Hombres mayores, de raza blanca que eran fumadores. Yo soy una mujer más joven, afroamericana y no fumo. Así que, inicialmente me pregunté de dónde había venido el cáncer. Pero rápidamente empecé a reunir tanta información como pude, con el fin de tomar decisiones racionales. Aunque definitivamente también tomé algunas decisiones emocionales, como no participar en un ensayo del John's Hopkins que requería que durante 3 meses dejara NY, donde estaban mis amigos de apoyo y mi familia.

¿Cómo es tratado el cáncer de riñón?

Generalmente, el cáncer de riñón es tratado primero con una nefrectomía radical, que es la extirpación del riñón, glándulas y vasos sanguíneos circundantes y una parte de la uretra que lleva a la vejiga. Normalmente la quimioterapia no es efectiva contra el cáncer de riñón, así que en su lugar se administra inmunoterapia (Interleukin-2) ya sea en dosis altas (en el hospital) o en dosis bajas. Durante, tomé ciclos de IL-2 de dosis baja. Los ciclos fueron administrados 4 veces a la semana, durante 4 semanas, con dos semanas de separación entre cada ciclo. Desafortunadamente, aproximadamente 18 meses después de mi diagnóstico inicial (un período de tiempo típico para la recurrencia), ellos encontraron un nódulo linfático maligno en mi cuello, el cual fue extirpado quirúrgicamente. Después decidí seguir una combinación de medicamentos administrados 3 veces a la semana, durante 11 meses, que incluyó un agente quimioterapéutico - otra decisión emocional que tomé, a pesar de que se me aconsejó lo contrario. El tratamiento fue suspendido porque tenía dolor severo, que resultó ser una masa inoperable encajonándose en la aorta abdominal. Hasta el día de hoy, no se lo que era la masa, pero con el paso de los años se ha encogido de manera asombrosa. ¿Desapareció el cáncer? No lo sé. Tengo "enfermedad estable", así que estoy siguiendo con mi vida.

¿Tuvo que hacer algún cambio alimenticio o de estilo de vida a raíz del cáncer de riñón?

Durante el tratamiento definitivamente tuve que disminuir mi actividad, ya que experimenté fatiga general extrema y síntoma similares a los de la gripe. Durante un tiempo no pude ir a trabajar, mucho menos participar en actividad física. Tampoco viajé ni asistí a juegos - algo que me encantaba hacer. Modifiqué mi dieta para comer más sabiamente, al incrementar mi consumo de frutas y verduras y disminuir un poco los productos de carne. No me negué mis alimentos favoritos, dado que sentí que era importante para mi calidad de vida. Desde entonces, tengo menos resistencia. No he retomado la actividad física regular pero tengo una buena calidad de vida y ahora soy capaz de volver a trabajar como voluntaria para regresar algunas de las "bondades" que he recibido a lo largo del camino.

¿Buscó algún tipo de apoyo emocional?

Afortunadamente tengo muchos amigos y familiares que me animan y que después de mi diagnóstico inicial me llamaron y enviaron varias tarjetas durante varios años. Muchos amigos incluyeron mi nombre en una "cadena" de oración llamada Silent Unity, que continuamente me envió tarjetas alentadoras. Mi padre, que en ese entonces estaba en sus 80 años de edad, tomó 3 trenes para visitarme en el hospital. Otros familiares incluso me ofrecieron su riñón, a pesar de que el trasplante no es una opción de tratamiento para el cáncer de riñón.

¿El cáncer de riñón tuvo un impacto en su familia?

Me gusta pensar que no los impactó, porque yo traté de minimizar cualquier impacto para ellos. En parte debido a la dinámica en mi familia y porque soy una persona independiente y con fuerza de voluntad. Por ejemplo, después de que supe de mi recurrencia, retrasé el decirle a mi familia los resultados de la biopsia, hasta que tuve un plan de acción.

¿Qué consejo le daría a cualquiera que esté viviendo con cáncer de riñón?

Primero y más importante, esté lo más informado posible sobre la enfermedad y opciones de tratamiento. Hable con varios médicos. Pero también vaya a la Kidney Cancer Association, para contactar a sobrevivientes de cáncer de riñón y pedirles información y apoyo emocional. El índice medio de sobrevivencia de 18 meses por cáncer de riñón puede ser paralizante, pero hay excepciones para cada regla - ¡A mí me lo diagnosticaron hace nueve años! Una vez que esté enterado y tenga el aliento para combatirlo, uste puede trabajar en mantener una actitud positiva y una buena calidad de vida. Finalmente, tan pronto como pueda, y por el mayor tiempo que pueda, regrese las "bondades" que usted recibió a lo largo del camino.

Como se le dijo a Diane Voyatzis, RD

Febrero del 2003

Las entrevistas fueron realizadas en el pasado y pudieran no reflejar estándares y prácticas actuales en la medicina. Hable con su médico para conocer mayores detalles sobre cómo esta condición es manejada y diagnosticada en el presente, así como para conocer que tratamientos son los adecuados para usted.