HCA Gives $1 Million in Aid for Ebola Response
Health Information

Mal Agudo de Montaña

Términos Relacionados:

  • Mal de las Alturas
  • Mal de las Grandes Alturas
  • Mal de la Montaña

Uses

Principales Tratamientos Naturales Propuestos

  • Ninguno

Otros Tratamientos Naturales Propuestos

El mal agudo de montaña es un conjunto de síntomas causados por la presión baja y la cantidad disminuida de oxígeno en altitudes grandes (por encima de los 7,000 pies). Los síntomas incluyen dolor de cabeza, mareos, dificultad respiratoria, fatiga y náuseas o, en casos serios, fatiga extrema, control motriz dañado y acumulación de líquido en el cerebro y los pulmones. En general, entre mayor sea la altitud y más rápido sea el ascenso, mayor será la probabilidad de padecer síntomas severos. Muchas muertes en el Monte Everest y en otras montañas altas pueden atribuirse a los efectos del mal de las alturas. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el mal de las alturas es una enfermedad benigna que afecta a las personas provenientes del nivel del mar cuando van de vacaciones a esquiar o de excursión a las montañas.

El mejor tratamiento para el mal de las alturas es la prevención. Los individuos que planean un ascenso en las montañas altas como el Monte Everest deben tomarse tanto tiempo como les sea posible para aclimatarse a la elevación inicial. Tenga en mente que el ajuste completo para el contenido reducido de oxígeno del aire puede tomar varias semanas. En general, los ascensos deben ser graduales: Una recomendación sugiere 2 días para un aumento en elevación de 8,000 pies y posteriormente 1 día por cada 1,000 ó 2,000 pies. 1

Sin embargo, dichas recomendaciones no son prácticas para las personas que viajan a un destino vacacional como una estación de esquí y deben enfrentarse a los efectos del oxígeno reducido de inmediato. Para prevenir y tratar los casos leves del mal de las alturas, debe consumir mucha agua y evitar el alcohol, la cafeína y los alimentos salados. Si se desarrollan síntomas severos, la mejor respuesta es descender tan rápido como sea posible.

Los tratamientos convencionales incluyen acetazolamida o dexametasona para la prevención o el tratamiento del mal leve de las alturas y nifedipina para las personas propensas al edema pulmonar. 2 El ibuprofeno y los medicamentos relacionados pueden ayudar con el dolor de cabeza.

Tratamientos Propuestos para el Mal de las Alturas

Aunque no existen tratamientos naturales bien documentados para el mal de las alturas, existen algunas opciones prometedoras.

Ginkgo biloba

Un ensayo clínico de doble ciego controlado por placebo en 26 individuos encontró que el uso del ginkgo empezando el día anterior a un ascenso rápido reducía de manera significativa los síntomas de la enfermedad de las montañas. 9 Un estudio controlado por placebo con 44 alpinistas en una expedición a los Himalayas encontró que 160 mg diarios de extracto de ginkgo estandarizado consumido durante cinco días anteriores a un ascenso gradual también redujeron los síntomas. 3 Desafortunadamente, el informe del estudio no plantea si el ensayo clínico usó un diseño de doble ciego. En este ensayo clínico, el uso de ginkgo también parece ayudar a reducir los síntomas de exposición a las temperaturas frías, como el dolor, el entumecimiento y la rigidez en los dedos de las manos y de los pies.

Para más información, incluyendo dosis y cuestiones de seguridad, consulte el artículo completo de ginkgo .

Dieta Alta en Carbohidratos

Algunas veces se recomiendan comidas altas en carbohidratos para prevenir el mal de las alturas. El razonamiento es que la ingestión de carbohidratos aumenta la producción de dióxido de carbono, el cual estimula una frecuencia mayor de respiración. 4 Sin embargo, estudios sobre este tratamiento han producido resultados contradictorios. 5, 6, 7

Otros Tratamientos

Un ensayo doble ciego, con 18 alpinistas que escalaron al campamento base del Monte Everest, encontró que el uso de un suplemento vitamínico antioxidante (que proporciona 1,000 mg de vitamina C , 400 IU de vitamina E y 600 mg de ácido lipoico diariamente) mejoraba de manera significativa los síntomas del mal de alturas en comparación con el placebo. 8 El tratamiento se inició tres semanas antes del ascenso y continuó durante los 10 días de escalada.

Una evidencia muy débil sugiere que el magnesio , la glutamina y el cardo lechoso , solos o combinados, pueden ser útiles para la prevención del mal de las alturas.

Revision Information

  • 1

    Berkow R, Beers MH, Fletcher AJ, eds. Merck Manual of Medical Information . Home Ed. New York: Pocket Books; 1997.

  • 2

    Coote JH. Medicine and mechanisms in altitude sickness. Recommendations. Medicina Deportiva 1995;20:148 - 159.

  • 3

    Roncin JP, Schwartz F, D'Arbigny P. EGb 761 in control of acute mountain sickness and vascular reactivity to cold exposure. Aviat Space Environ Med. 1996;67:445 - 452.

  • 4

    Lawless NP, Dillard TA, Torrington KG, et al. Improvement in hypoxemia at 4600 meters of simulated altitude with carbohydrate ingestion. Aviat Space Environ Med. 1999;70:874 - 878.

  • 5

    Gray D, Milne D. Effect of dietary supplements on acute mountain sickness. Percept Mot Skills. 1986;63:873 - 874.

  • 6

    Lawless NP, Dillard TA, Torrington KG, et al. Improvement in hypoxemia at 4600 meters of simulated altitude with carbohydrate ingestion. Aviat Space Environ Med. 1999;70:874 - 878.

  • 7

    Swenson ER, MacDonald A, Vatheuer M, et al. Acute mountain sickness is not altered by a high carbohydrate diet nor associated with elevated circulating cytokines. Aviat Space Environ Med. 1997;68:499 - 503.

  • 8

    Bailey DM, Davies B. Acute mountain sickness; prophylactic benefits of antioxidant vitamin supplementation at high altitude. High Alt Med Biol. 2001;2:21 - 29.

  • 9

    Gertsch JH, Seto TB, Mor J, et al. Ginkgo biloba for the prevention of severe acute mountain sickness (AMS) starting one day before rapid ascent. High Alt Med Biol. 2002;3:29-37.